Top Menu

Lo que nadie te cuenta sobre dejar tu trabajo estable

Lo que nadie te cuenta sobre dejar tu trabajo estable

Por Raquel

Publicado en | Tags : , , ,

 

Algunas noches son muy oscuras y demasiado largas.

Insomnio, intranquilidad, preocupación… son algunos de tus compañeros nocturnos.

Pero peor son los días al sol, que son eternos.

Comienzan con el sonido del despertador, que empieza ya desquiciándote.

De nuevo un día más, y tú con ganas de descontarlo de la semana.

Esperando que llegue la hora de salir de la oficina, sin ni siquiera haber empezado la jornada.

Tu sensación es como si te llevaran al matadero.

Levantarse de la cama es toda una odisea.

Hay obligaciones, horarios, exigencias que te empujan a abrir los ojos y poner los pies en la tierra.

Te mandas a ti misma levantarte.

No te apetece, pero tienes que hacerlo.

Y con un peso gigantesco en todo tu cuerpo, te levantas.

 

Un día cualquiera. Un trabajo cualquiera. Y un jefe cualquiera.

Así empiezan tus días.

Sin motivación alguna, rumiando mentalmente que tu trabajo te aburre, pataleando como una niña porque no quieres ir a trabajar y pensando si hoy pasará algo extraordinario que te alegre el día.

Tu trabajo no es nada emocionante, el ambiente laboral te transmite soledad y la empresa no valora todo el tiempo que has invertido en ella, ¿para qué esforzarte?

Pero estás justificaciones a ti no te sirven.

Tu yo interior te critica, te hace sentir muy mal por ser como eres, por quejarte, por estar insatisfecha.

Se supone que deberías estar agradecida por tener trabajo, estar cómoda y tener un sueldo a final de mes.

Pero tu seguridad ya no es suficiente para ti.

Por mucho que hayas intentado engañarte, ya no funciona.

No te convence.

Tu apatía, tu infelicidad y tu malhumor se van mimetizando contigo.

Te están saliendo arrugas en la frente de fruncir el ceño. Y no hay cremas para eso.

Cuando te miras al espejo por las mañanas ya no ves a esa chica que quería comerse el mundo llena de ilusión.

Sólo ves a una mujer atrapada, ofuscada y sin brillo en los ojos.

Ya sólo se encienden cuando juegas a pensar en cómo sería tu vida si te tocara la lotería.

Seguro que sabes qué harías, ¿me equivoco?

¿Qué te atreverías a hacer?

Es una sensación tan dulce soñar y visualizar un presente diferente…

Pero esa sensación te dura poco.

Cuando vuelves a ser consciente de que estás atrapada en tu jaula de oro, sin ver salida o alternativa…, te haces pequeñita de repente.

 

La pesadilla de dejar un trabajo estable

o cómo dejas que tu saboteador te paralice.

Esa mujer pequeña solo es una ilusión. No óptica, pero sí mental.

Tu autoestima ya no “brilla”.

Y lo sufres en silencio.

A lo largo de todo este tiempo has ido aguantando y mirando hacia otro lado, pero ya no te sirve.

Estás muy cansada, agotada, sin casi fuerzas de nada.

Te delata tu inseguridad.

Tus respuestas en blanco cuando tus amigos te preguntan por tu trabajo.

Y siembre hay alguien dentro de ti que grita:

¡Quiero decirle adiós a mi jefe!

¡Sueño con que me despidan!

¡Quiero ser libre!

Pero te sientes incapaz de verbalizarlo.

Cuando sales del trabajo lo único que buscas son distracciones para olvidarte de él.

De ese malestar que te provoca estrés.

De esa incomodidad cómoda en la que estás estancada.

De esa riña continua contigo misma por ser incapaz de dar un solo paso para cambiar la situación o asumirla.

Es más fácil quejarse.

Intentar convencerte de que lo que te pasa a ti le pasa a todo el mundo.

O esconder la cabeza cual avestruz, evitando afrontar cómo te sientes.

 

Pero tú no eres como las demás.

Eres distinta.

Una persona con inquietudes, quizá adormiladas en estos momentos o con miedo a protestar.

Eres dinámica y proactiva.

Inconformista.

Y te encantaría saber en una bola de cristal que todo pueda cambiar, que todo puede ir mejor, que puedes sentirte bien.

Pero dejas que el miedo no te deje creer en eso.

El miedo te paraliza y lo único que te permite es actuar de forma automática.

La ofuscación ya no la disimulas ni con humor.

En cuanto empiezas a divisar un rayo de luz, aparecen tus pensamientos de desesperanza.

Crees que es tarde.

Te cuestionas dónde vas a ir tú ahora, a tu edad.

Qué dirán los demás de ti.

Te calificas de descerebrada y una vocecita endemoniada se ríe de ti diciéndote: ¿¡Quién te has creído que eres!?

La culpabilidad aparece con fuerza, por creer que eres una egoísta y no pensar en los demás.

Aparece una dependencia emocional a un trabajo que te hace infeliz, que supera tus verdaderas necesidades y deseos.

Y te quedas sin fuerzas para rebatir todo esto.

Tu saboteador te gana al batalla.

 

Este es el plan para dejar tu trabajo estable y salir de tu prisión.

Dejar tu trabajo estable es un cambio que da vértigo, pero cada vez que piensas en ello, se despierta en ti una sensación de libertad indescriptible e inconfesable.

Forma parte de esa intimidad, privada, solamente tuya.

¿Alguna vez has deseado que sean otros los que tomen la decisión por ti?

Sería más fácil.

Sólo de leerlo te invade un alivio casi inmediato.

Es como volver a respirar.

Deshacerte de las ataduras de tu prisión mental.

Y esas ideas que pasaban fugazmente por tu cabeza, cual prisionero piensa en fugarse de la cárcel, van tomando forma.

Tú eres la dueña de tu destino.

Tú tienes el poder de decisión.

 

Deja de esperar que sean otros los que eligen por ti.

Imagínate con 10 años menos.

Volviéndote a ilusionar de nuevo como una adolescente.

Teniendo energía de sobra.

Sonriendo a toda hora.

Dando envidia por tu valentía y por tu decisión.

Comprobando que eres capaz de todo lo que te propones.

Haciendo público tu talento sin vergüenza y con orgullo.

Apostando por tu felicidad, tu libertad y tu éxito.

¿Te imaginas?

Déjame un comentario y dime si tú también te sientes atrapada y quieres dejar tu trabajo estable porque no te hace feliz. ¿Te reconoces en este relato?

 

*Si quieres dar un paso más y comenzar a crear tu Plan B, descubre los primeros pasos aquí.

Sobre Raquel

Dicen que expresa con la mirada más que con las palabras y que su sonrisa es una de sus armas de desmarque, pero lo que más le gusta es que esa sonrisa se convierta en risa. Desde que descubrió el coaching tiene claro que este es su camino y no ha dejado de luchar. Ha vivido un proceso hasta llegar donde está y quiere ayudarte a que tú también lo consigas. Cada día tiene la oportunidad de conocer y ayudar a mujeres reales como tú. Puede inspirarte, guiarte y ayudarte para que disfrutes de tu vida de forma real y auténtica. Para ella es emocionante retarse para que vivas, sientas y ames intensamente. Todo lo que hay en tu vida comienza y acaba en ti…

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

74 reflexiones en Lo que nadie te cuenta sobre dejar tu trabajo estable

  1. Avatar
    Anuska Responder 2 mayo, 2017 at 9:38 pm

    Interesante reflexión

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 4 mayo, 2017 at 6:40 pm

      Anuska me encanta que te haya resultado resonante este artículo, hay tanta gente que esta en esta situación que es importante que reconozcan donde están y donde quieren estar. Podemos decidir y crear la vida que queramos. Gracias por tu comentario. Un abrazo, Raquel.

      #
    • Avatar
      Marilu Responder 4 octubre, 2019 at 4:58 pm

      Me he sentido súper identificada con tus palabras, se me caian las lágrimas al leerlo.
      Tengo 40 acabo de cambiar de trabajo en rrhh y me siento como en jna cárcel cada mañana, salgo con ansiedad todos los días….
      Pero… Cual es la solución ??? Se necesita el dinero para vivir.

      #
      • Avatar
        Patricia Responder 9 mayo, 2020 at 12:54 pm

        Hola! Estoy en la misma situación. Quiero dejar mi trabajo, sueño con que me echen, sueño con que me toque la lotería y pensar en las cosas que haría si me tocase es lo único que me proporciona unos destellos de alegría diaria… básicamente no puedo más. Estoy encerrada en una jaula de la que no puedo salir porque necesito dinero para mantener a mi familia…

        #
  2. Avatar
    Ruth Mónica Borja Mandujano Responder 2 mayo, 2017 at 10:31 pm

    Me encantaría pasar más tiempo con mi família no solo los jueves y domingo trabajo de Interna cuidando una señora a la que quiero muchísimo pero amo a los mios y quisieras dejar el trabajo

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 4 mayo, 2017 at 6:42 pm

      Ruth te entiendo perfectamente, la familia y los que más queremos necesitan de ti y tu de ellos, y el tiempo es algo que no podemos comprar, es algo vital que necesitamos saber cómo gestionar y nuestro trabajo nos absorbe tantas horas que echamos de menos pasar más tiempo con ellos. Hay alternativas que te podrían permitir hacerlo. Vé a por ello. Gracias por tu comentario. Un abrazo, Raquel

      #
  3. Avatar
    Ross. Responder 25 julio, 2017 at 4:31 pm

    El temor es uno de los mayores obstáculos existentes para tomar la decisión… la iniciativa. Temor que no solo tiene que ver con lo que vendrá…si no también por aquello que está sucediendo. Hemos crecido en una cultura de que la felicidad se encuentra con un trabajo estable… cosa que es totalmente falsa a la realidad. Más bien debería ser… “la felicidad la encuentras, entre otras cosas, trabajando en aquello que más te gusta”… puesto que a partir de eso..de que te guste.. no solo lo harás con ganas, con motivación,,, si no también con alta calidad, lo cual te puede facilitar tus ingresos… Me identifico totalmente con el artículo… y ya tome una decisión… llena de temor… pero también de ilusión… ya estoy en la etapa de imaginarme como una joven que quiere comerse el mundo… estoy trabajando en ello… Graciass!

    #
    • Ros
      Ros Responder 26 julio, 2017 at 6:47 pm

      Excelente reflexión, Ross! Te envío toda la fuerza y energía del mundo para esta nueva etapa que comienza. Échale un vistazo a los posts del blog de la categoría “starting”, que son lo que están diseñados para las emprendedoras que comienzan. Confío en que te resulten súper útiles. Un abrazo!

      #
      • Avatar
        Patricia Responder 10 junio, 2020 at 10:40 pm

        Cada una de las palabras de este artículo definen mi situación actual, próxima a cumplir los 40 deseo más que nada en el mundo regalarme fuerza para tomar las riendas de mi vida y que desaparezca este miedo y culpabilidad por querer encontrar mi felicidad y poder volver a encontrar aquella persona que siempre sonreía

        #
  4. Avatar
    NOEMI Responder 13 octubre, 2017 at 2:44 pm

    Soy secretaria, y la verdad es que me ronda en la cabeza desde hace ya bastante tiempo, emprender mi propio negocio. De hecho sigo mirando proveedores, conectada de alguna manera al sector que me gusta, que es la moda infantil. Me siento totalmente identificada en el artículo de hoy. Es un dilema brutal.¡¡.. tengo todo mi proyecto en mi cabeza programado, pero dar el salto da vértigo la verdad …Me gustaría sentirme más realizada con mi propio proyecto y creo que ahora tengo la experiencia como para poder hacerlo… Un saludo para todas ¡¡

    #
  5. Avatar
    Virginia Responder 22 enero, 2018 at 9:01 am

    Hola Raquel,

    Me ha gustado mucho tu artículo, me he visto reflejada desde el minuto uno. Hace tiempo que considero la opción de dejar mi trabajo. Pero no por otro, sino para darme un tiempo para pensar, para ver a qué me quiero dedicar. Llevo 2 años trabajando en ONG de cooperación internacional, y quiero alejarme del estrés de las subvenciones públicas, de las fechas límite, de la burocracia administrativa. Tengo grandes aficiones, pero no sé muy bien como darles una salida profesional (medio ambiente, jardinería, animalista). Lo que si tengo claro es que necesito saltar, volar. Aunque sea para pararme en una rama y mirar en mi interior. Pero estoy muerta de miedo. En nada cumplo 43 y confieso sentir miedo y culpa por “abandonar” a mis compañeros, la causa… mi ONG es pequeñita, somos sólo 3 personas y siento como si les traicionara… ¿Algún consejo para dejar de flagelarme y reunir el valor para soltarme? Gracias!!!

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 22 enero, 2018 at 8:38 pm

      Hola Virginia,

      Gracias por escribirnos cómo te sientes y en qué situación te encuentras. No es fácil exteriorizarlo y, cuando se hace, es señal de que llevas mucho tiempo dándole vueltas y hablar da una necesidad imperiosa de tomar decisiones o tomar acción para dejar de sentirte así.

      Llevas muchísimos años dedicada a la ONG con todo el papeleo que conlleva, el desgaste y la energía de hacer tu labor.

      Entiendo perfectamente qué sensación te persigue de traición, abandono o culpabilidad… y más allá del miedo por la edad o por el qué haré si lo dejo todo, es la atadura emocional lo que más nos pesa.

      Para dejar de autoflajelarte tienes que empezar a trabajar tus pensamientos y creencias sobre ti misma, en quién te convertirías si tomas la decisión de dejar tu puesto, siempre pensando en ti, y no en las circunstancias exteriores o las demás personas.

      De todo lo que piensas que podría ser “lo peor” para la ONG o para tus compañeros, en realidad podría convertirse en una oportunidad para todos, pero ahora mismo no podemos ver esa parte porque estamos enfocándonos en los más negativo, en los miedos, en los temores, en qué pensarán de mí los demás…

      Precisamente en una situación parecida he trabajado con una mujer que trabajaba en un negocio familiar y quería dejarlo, pero se sentía atada por lealtad familiar. Trabajamos esos lazos y toda su situación. Ahora su vida, incluso sus relaciones con su familia, han cambiado cuando pensaba que era impensable.

      Tú también puedes, pero necesitas aprender a pararte, escucharte, aceptar lo que de verdad pienses de ti y tomar acciones.

      Sé que muchas veces solas no vemos más allá de lo que sentimos y nuestra cabeza piensa, pero espero que con estas palabras algo haya ayudado a empezar a dar pasitos o tomar decisiones para apostar por ti, tu felicidad y hacer caso a esa necesidad que estás sintiendo y tu cuerpo y tu esencia te están pidiendo a gritos. Un abrazo enorme Virginia y aquí estamos para ayudarte en todo lo que necesites.

      #
  6. Avatar
    Virginia Responder 22 enero, 2018 at 9:02 am

    Llevo 20 años, no 2, me falló la tecla!! :-D

    #
  7. Avatar
    mar Responder 22 abril, 2018 at 12:57 pm

    Hola soy Marisa, tengo 45 años y me encuentro mal en mi trabajo de 20 años como analista de laboratorio, mi sueldo esta por encima de la media y es la única razón por la que sigo aquí, vivo en un pueblo rodeada de palurdos que no me comprenden de 40 compañeros solamente me quedaría con dos, en fin las relaciones van empeorando, porque yo no me encuentro bien aquí, pero no tengo el valor suficiente para dejarlo, he pensado pedir una excedencia y probar un par de años, pero tengo mucho miedo renuciar por el tema economico, ya que tengo una hipoteca y una hija menor de edad.

    #
    • Raquel Gargallo
      Raquel Gargallo Responder 24 abril, 2018 at 7:17 pm

      Hola Marisa, no sabes cuánto te entiendo. Sé que tener un trabajo, una seguridad e hipoteca parece que te mantenga atada a esta situación actual, pero tu insatisfacción crece y cada vez crees que no vas a ser capaz.

      Las alternativas que vemos es, como tú dices, una excedencia… pero si no sabemos realmente para qué, podemos volver de nuevo como si hubiéramos tenido una sesión de vacaciones largas.

      Muchas veces esa incomodidad que sentimos ahora es el primer síntoma para empezar a dar pasos diferentes.

      Hay muchas veces que nos sentimos perdidas porque no sabemos cómo actuar, qué decidir, por dónde empezar para cambiar la situación… y una persona externa que nos escuche y nos sepa acompañar y guiar es algo fantástico.

      Con ella podremos provocar esa felicidad que ahora no tenemos, cambiando poco a poco las cosas para conseguir una transformación, creer en ti misma, ir comprobando cómo puedes hacerlo y siendo un ejemplo increíble para tu hija.

      He trabajado con muchas mujeres que se encontraban en esta misma situación en la que te encuentras Marisa y sé de lo que eres capaz.

      Mucho ánimo y aquí nos tienes para dar esos pasos.

      Un abrazo

      #
  8. Avatar
    Lisa Responder 8 mayo, 2018 at 3:00 pm

    Tengo 54 años y hace 31 que trabajo como administrativa. Durante este tiempo me he sacado una licenciatura, un postgrado y un doctorado, pero no me ha servido para mejorar en mi trabajo. Me pilló la maldita crisis económica y todos los intentos han sido infructuosos. Me quedan 11 años para jubilarme y siento que mi vida laboral ha sido un fracaso. Me cuesta horrores levantarme para ir a trabajar, a la mínima me desconcentro y empiezo a mirar cosas que me interesan en Internet, cualquier excusa es buena para distraerme de mis obligaciones. Cuando intento tener iniciativa en algo tampoco me lo valoran, todo tiene que pasar por los cauces burocráticos. Me aburro muchísimo. Antes era más soportable porque podía salir algunos fines de semana y viajar en vacaciones, pero ahora además tengo que ocuparme de mi madre de 94 años dependiente; la visito todas las tardes y paso con ella los domingos. No puedo hacer nada ni ir a ningún lado. Pero ¿cómo voy a dejar mi trabajo? ¿Qué pensión de jubilación me quedará? Y, a pesar de todo, no dejo de fantasear con pedir una excedencia e intentar trabajar por mi cuenta, hacer correcciones de textos y traducciones como freelance, pedir en la universidad encargos de investigación, ofrecerme a editoriales y a empresas culturales para dar cursos en centros cívicos, aprender maquetación web… Pienso incluso en la página web que crearía, en mi portfolio profesional, en el networking que haría en las redes sociales… El dinero que podría ganar con estas actividades sería mínimo, lo sé. Y, sin embargo, no hago más que soñar en ganar tiempo, tiempo para la investigación, para escribir… Me ahogo en mi vida diaria. A veces siento que me voy a volver loca y empiezo a desear que me atropelle un camión o pillar una neumonía para poder descansar una temporada. ¿Qué me aconsejas, Raquel?

    #
    • Raquel Gargallo
      Raquel Gargallo Responder 10 mayo, 2018 at 9:24 am

      Hola Lisa,

      Entiendo perfectamente la situación personal y profesional que estás viviendo y las circunstancias a las que ahora mismo tienes que hacer.

      Es agotador después de todo lo que has hecho que te veas y te sientas siempre en el mismo punto, conforme más lo piensas más estancada y sin salida te ves.

      Pensarlo tanto nos ancla más a sentirte como te sientes, de qué también has tomado acción pero a medias.

      Es decir has estudiado mucho y te has esforzado, has aprovechado cierto tiempo que tenías y supongo que durante ese tiempo estabas ocupando tu tiempo en algo que te gustaba buscando un fin (no sé si lo que estudiaste era para promocionar en tu empresa o apostar por algo nuevo)

      Que no haya funcionado en su momento no quiere decir que haya otras alternativas con todo lo que tú sabes hacer.

      Es posible ver contigo todo lo que tienes (capacidades, títulos, sueños, tiempo…) y realizar un camino paso a paso acoplado a tu situación actual que se acople a volverte la ilusión, a que cada paso que des sea un avance y una afirmación de que estás haciendo algo diferente y funciona.

      Ese sueño repetitivo que tienes de ofrecer otros servicios por tu cuenta web es factible pero igual no sabes por dónde empezar, ves el resultado final pero no sabes cómo llegar a el, no pasar a la accion de ponerlo en marcha esconde miedos que nos paralizan… y sigues pensando en ello pero sin ponerlo en marcha.

      Tú sueño es posible hacerlo realidad, paso a paso, y podrás ver si otra situación laboral es posible y factible para los años que te quedan antes de jubilarte.

      Y así mejorar esa imagen que tienes de ti que está un poco tocada por esa visión de fracaso, después de todo lo que has hecho te mereces apostar por lo que te hace feliz.

      Desde 40yque hemos trabajado con muchas mujeres que estaban en tu misma situación y la Hanna cambiado, es maravilloso acompañarlas y celebrar sus éxitos y tu felicidad.

      Si necesitas ayuda estamos aquí para ayudarte, no dudes en pedírnosla Lisa.

      Un abrazo

      #
  9. Avatar
    Emma Responder 29 junio, 2018 at 8:40 pm

    Hace 15 años que trabajo llevando una base de datos y márqueting de una empresa. Al principio estaba muy satisfecha con el trabajo, pero últimamente la empresa ha crecido tanto que se ha vuelto todo frío, distante… No hay comunicación con los nuevos jefes (nueva generación) y parece que todo lo que hacemos esté mal. No nos valoran, ni nos cuidan… Estoy embarazada de 34 semanas y en ningún momento me han preguntado si me siento bien. Hago lo posible para terminar las tareas. Incluso he llegado a cambiar las vacaciones para terminar tareas. Ha llegado un punto en el que ya no puedo más. No me pagan demasiado bien y tampoco me cuidan, ni parece que me valoren.. Por eso me he planteado dejar el trabajo, pero me da miedo no llegar a fin se mes con dos niños. Tengo 37 años. Mi intención es probar como profesora de secundaria (soy licenciada en bellas artes, con el master en pedagogia y a parte el grado en secretariado), pero creo que hasta de aqui un par de años no me van a llamar. Estoy bastante preocupada puesto que no se si estoy haciendo lo correcto… Me da miedo quedarme sin ingresos… Por suerte mi marido y mi familia me apoyan. Estoy tan cansada… Y ademas el hecho de querer dejarlo todo bien hace que aun no me haya pedido la. Baja estando fatal… Dolores de espalda, pies hinchados… Espero no equivocarme y que vaya todo mejor.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 17 octubre, 2019 at 2:43 pm

      Hola Emma, ¿cómo te encuentras?

      Tu situación no sé si ya habrá cambiado pero, como dices, cuentas con algo muy importante: el apoyo familiar y de pareja.

      Hay muchos miedos que tenemos que abordar y trabajar antes de tomar una decisión importante, pero es que parece que no nos hayan enseñado a darnos permiso a pensar en nosotros, en qué queremos, qué necesitamos, e ir a por ello… de ahí que estemos tan anclados a unos trabajos o unos jefes que no nos valoren o donde no haya Libertad para poder expresar qué estamos sintiendo o cómo estamos viendo que va la empresa.

      Si realmente quieres dejar de sentirte como te sientes, necesitas empezar a cambiar aspectos de tu día a día en tu trabajo actual y trabajar para pensar si pudieras tener con tus conocimientos un plan B, o cuánto tiempo necesita tu plan A, el de profesora.

      Un abrazo

      #
  10. Avatar
    María Responder 20 julio, 2018 at 12:54 pm

    Soy fija, tengo 40 años y no puedo más…Estoy en una empresa que absorbe todo mi tiempo y no puedo planificar nada porque me cambian el horario todas las semanas. Tengo que estar disponible de 9 de la mañana a 10 de la noche de lunes a viernes. Extra los sábados e incluso domingos…no es obligatorio pero bueno, ya se sabe..
    Aunque lo peor es el ambiente. La dirección no se cansa de hablar mal de todo el mundo y la exigencia es extrema. Incluso les molesta si no me quedo a tomar algo al salir de trabajar con ellos! Si me paso media vida con ellos!!!! No sé qué hacer…

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 17 octubre, 2019 at 2:45 pm

      Hola María, ¿has hecho algo ya? Con lo que nos describes parece que el ambiente y el trabajo es exigente y absorbente hasta en lo extra profesional. ¿Tú qué quieres? ¿Qué es lo que realmente te gustaría hacer? ¿Con lo que tú sabes, qué puedes hacer?

      Plantéate qué quieres para ir a por ello o construirlo porque, por tus sensaciones, no estás en el sitio donde realizarte profesionalmente y tener la vida que deseas.

      Un abrazo

      #
  11. Avatar
    Carlota Responder 6 septiembre, 2018 at 12:41 am

    Qué pasada de artículo!!! Identificada al 100%.
    Estoy a punto de dejar mi trabajo después de 25 años ahí, pero el miedo es libre, y eso es lo que tengo.
    Miedo a no encontrar trabajo en dos años y plantarme con 44…
    Miedo a no poder llegar a fin de mes cuando hay que pagar impuestos….
    Miedo a hacer una locura para no volver a trabajar ahí, donde el ambiente ya es insostenible.
    Un trabajo donde comencé con 18 comiéndome el mundo, y que tanto ha cambiado a día de hoy…
    Y sobre todo, que nunca he trabajado en otro sitio…por lo tanto: miedo.
    Pero creo que esta vez, es la definitiva, es la hora de decir adiós, después de año y medio de baja porque la situación es mala y no quiero que me siga afectando a la salud….
    Sólo espero no arrepentirme nunca de esta decisión…

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 17 octubre, 2019 at 2:47 pm

      Hola Carlota. Espero que tu decisión te haya aportado salud, energía y fuerzas y, con ello, posibilidades nuevas de trabajo y vida.

      Un abrazo enorme

      #
  12. Avatar
    Karina Gonzalez Avila Responder 12 septiembre, 2018 at 11:21 pm

    Hola!
    Ocupo de su ayuda y de un consejo , hace poco mas de 1 año y medio egrese de la universidad y de inmediato encontré trabajo , al principio me costo mucho adaptarme al sueldo que me pagaban, pero poco a poco me han ido aumentando , estoy muy contenta y cómoda, el horario esta muy bien , me queda cerca , ya no esta tan mal el sueldo y aprendo mucho , pero a veces me siento estancada y mi temor es caer en la comodidad, se me acaba de presentar otra oferta laboral , en una empresa mas grande pero la diferencia del sueldo es demasiado poquito , agregando que el horario es mucho mas pesado y esta demasiado lejos de mi casa , por lo que tendré que batallar de transporte. Sin embargo estaba convencida , porque siento que el cambio ya es ventaja , ambiciono conocimiento y me quiero comer el mundo , pero hable con mis papas , ellos creen que es algo precipitado y que no son así las cosas , que se supone que cuando uno deja el trabajo es por algo mejor y por buscar mejores oportunidades y mas felicidad, por lo contrario yo me estoy complicando las cosas, que mi desesperación por crecer esta acelerada y debo pensar mejor , estoy muy confundida , y ya debo tomar la decisión…

    #
  13. Avatar
    Núria Responder 11 noviembre, 2018 at 10:47 pm

    Hola excelente articulo y me siento 100% identificada!!

    Solamente llevo 11 días trabajando y ya no aguanto más esa situación laboral en la que me encuentro…aún no he firmado el contrato de trabajo y muchos de mis compañeros me han dicho de que se tarda en firmarlo y con el poco tiempo que llevo en esa empresa en cuestión no es la empresa que me gustaria trabajar durante muchos años. No me gusta la organización que hay en la empresa, en vez de ir a major va empeor, es un caos!! Hay poco personal por mucho trabajo. Termino la jornada estressada y a veces muy cansada. Necesito irme!!

    #
  14. Avatar
    MARIA LÓPEZ Responder 6 diciembre, 2018 at 9:50 pm

    Hola a tod@s,

    Tengo 33 años y acabo de dejar mi trabajo estable con buen horario aunque mil eurista. Trabajaba de administrativa, tengo la licenciatura en administración y dirección de empresas, un máster…me pilló la crisis económica y tras varios años buscando trabajo de ello y dedicándome a ello me cansé. Aborrecía levantarme cada mañana y que cada día fuera tan aburrido como el anterior, me sentía una autómata. Además mientras trabajaba tenia la mente en otros asuntos y ello implica una bajada de rendimiento. Hace un año comencé unos módulos relacionados con la interpretación así como fotografía que son cosas que siempre me han gustado y necesitaba más tiempo para dedicarme a ello aunque son profesiones muy complicadas. El caso es que ahora que dispongo de tiempo para dedicarme a lo que me gusta me surge un nuevo estado con el que no contaba y es que me siento mal porque parece que sin trabajo no eres nada. Tengo planes y sueños pero por ahora me suponen más un gasto/inversión que ingresos… La gente me pregunta qué hago, que planes tengo para hoy…y me hace sentir mal, como si en cierta forma estuviera perdiendo el tiempo o no estuviera tomando el camino correcto. Supongo que es normal al principio hasta que me adapte…yo en el fondo sí sé que he tomado la decisión correcta porque sé que ese lugar no era mi sitio, pero renunciar a un trabajo estable y tener tiempo para lo que me gusta y ser yo misma la que me exijo…parece que no es serio.

    #
  15. Avatar
    Ana Responder 4 febrero, 2019 at 2:26 pm

    tengo 34 años. estoy fija desde hace 5 años. en la empresa estoy muy bien. sueldo bien. estado 18 meses d baja por una depresión que ya la llevo mejor..empeze en diciembre a trabajar. y la verdad esque quiero dejarlo porque no estoy feliz..me apetece estar tranquila sin ataduras…pero algo dentro de mi me hace sentir mal cundo pienso en dejarlo. que si estoy loca,que hoy en día un trabajo fijo es mucho…pido porfavor opinión,pues estoy súper liada. Gracias

    #
  16. Avatar
    Ely Responder 17 febrero, 2019 at 7:39 am

    Hola, justo en este momento acabo de encontrar este post, la verdad es q me ha hecho sentir paz por que cada cosa q expresa es lo q a mi me esta sucediendo, sentirme mal agradecida, sentir miedo a perder la seguridad q tengo con mi empleo, el sentirme ridícula q a mis 37 años piense en salirme de mi trabajo en el q ya llevo 12 años cuando se supone q debería estar ESTABLE, miedo a no tener ni siquiera lo poco q gano en mi trabajo para dar a mis hijos lo mínimo necesario y pienso… Que voy hacer si no funciona, si me arrepiento de mi decisión ya habrá marcha atrás?? Eso me Aterra, mi esposo es un hombre libre totalmente Antiempleo, jajaja q locura, él tan libre y yo tan presa de mi propia jaula, de hecho eso nos ha ocasionado problemas muy fuertes ya q tenemos mentalidad diferente, me ha invitado mil veces a emprender y la verdad no lo hago POR EL MALDITO MIEDO, él ha sido paciente, pero ahora ya no puede más definitivamente me dijo.. Saltas conmigo a la libertad o mejor cada quien en su mundo y se q tiene razón mi trabajo no me puede dar más, siempre estaré en la misma situación, mi trabajo me gusta pero odio el Despertador cada mañana, soy maestra y la verdad no es un empleo bien remunerado y es mucha responsabilidad, quiero soltar sin miedo, pero no puedo y tengo q tomar una decisión si no mi familia se disuelve!!! No se q hacer!!!! Estoy desesperada ?

    #
  17. Avatar
    Roxi Responder 16 marzo, 2019 at 2:13 am

    Hola me intereso el articulo por que tengo un gran temor a dejar mi trabajo estable hace unos meses me hicieron fija; pero ahora se presento la oportunidad de viajar a otro pais y pues no se k decision tomar necesito opiniones…por k mi temor es no poder darle nada a mi hijo sin trabajo

    #
  18. Avatar
    Kary Martínez Responder 28 junio, 2019 at 8:32 am

    Estoy aqui a media noche topándome no sé si coincidentemente con ustedes. Hoy iba a dar el gran salto y…otra vez no me atreví…tratando de dormir pidiendo señales de si lo que voy a hacer es lo correcto me encuentro con tantas historias con las que me siento identificada. Soy de profesión administradora de empresas con una maestria, dejé un trabajo de 7 años que me encantaba en una consultora ya que viajaba constantemente y no podia atender a mi hija, ahora doy clases en secundaria y aunque ya lo domino es un martirio nunca pensé terminar en esto y he llegado a punto de estar de malas con mi familia y con crisis de ansiedad que me han hecho sentir terrible pues mis hijos han sido testigos, he encontrado ultimsmente un escape ya que estoy estudiando derecho y eso me ha dado luz en los ojos nuevamente, además mi esposo emprendío desde hace 2 años de tirmpo completo un negocio con el que soñabamos, una inmobiliaria y aunque hay altas y bajas ha conseguido pagar la hipoteca de una casa que nos encanta y una burna escuela para los niños, tengo su apoyo para dejar mi trabajo pero me aterroriza pensar que el dinero que gano y las prestaciones que tengo nos puedan hacer falta.Mi sueño es consolidar con él la inmobiliaria, hacerme cargo de lo legal y además especializarme en Derechos Humanos y Amparo….tengo 41 años. Que hago para dar el gran salto!!! No quiero seguir esperando….

    #
  19. Avatar
    Lilia Mogollón Responder 16 julio, 2019 at 12:07 am

    Hola, he leído tu Post y realmente todo es cierto. Soy una persona de 61 años, he trabajado durante 45 años. Fisicamente trabajo siempre en el mismo lugar pero el ambiente se ha vuelto todo con tan pocos valores, corrupción y mucho favoritismo con el Gerente de Planta. Desde hace 5 años vengo experimentando aburrimiento, impotencia de no poder hacer algo. Con otra compañera lo hemos intentado todo, sin resultado y eso me hace sentir tan enojada y decepcionada.
    Acabo de ser abuela y me gustaría ya descansar y pasar mi tiempo con mi nieto y mi esposo. Quisiera dejar mi trabajo, me siento cansada, me pagan bien, no me quejo, pero me siento muy muy desanimada. Tengo unos cuartos de alquiler, cuyo negocio lo maneja mi esposo pero tengo miedo a no tener la misma solvencia que tengo actualmente. Mi hija es casada recientemente con un bebito y no ha terminado de estudiar y ella es mi preocupación. Todos estos años me sacrifiqué trabajando y quería estar al lado de mis hijos. Ahora, me imagino mi vida haciendo mi vida de hogar, pero feliz. Todos los días me quejo de algo y creo que este ambiente es muy tóxico. Trato de separar las cosas laborales en mi casa, y sigo pensando … qué sería de nosostros si dejo de trabajar?

    #
  20. Avatar
    sandy Responder 15 agosto, 2019 at 12:40 am

    Hola trabajo en el Gobierno Federal desde hace ya 8 años la verdad me gusta mi trabajo pero mi intranquilidad es que a cada rato cambia la administración, quien llega trae sus ideas mete a su gente de confianza, te cambian de área y lo bueno que hiciste o has hecho queda en el olvido, hay muchas renuncias muchas bajas, pasa y pasa el personal es lo que ya no me gusta, no puedo planear a futuro por el miedo a que si te corren o si le caes bien al nuevo administrador. la verdad ya no estoy cómodo tengo planes de empezar de nuevo siento que a mis 32 años aun puedo hacer algo, tengo unos proyectos de independizarme y trabajar para mi, tengo familia y mi ingreso mensual que no es nada malo es lo que me da miedo a dejar de percibir ese ingreso. además existen cosas en el trabajo que no van acorde a mis valores y cosas que me han hecho cuando tengo la camiseta puesta me han pegado en el ego personal. tengo miedo de dar ese paso de dejar mi empleo y dedicarme a emprender o buscar otra cosa.

    #
    • Avatar
      Mónica Responder 17 septiembre, 2019 at 9:21 pm

      Sandy, me siento como tu, trabajamos en el Séctor Público y tenemos la misma edad, en verdad a veces le pido a Dios (porque soy creyente) que me de una señal para renunciar e ir en búsqueda de la felicidad. Espero que tomemos la decisión correcta.

      Saludos!!

      #
    • Raquel
      Raquel Responder 17 octubre, 2019 at 8:52 am

      Sandy, has comentado varios aspectos importantes y que nos anclan muchas veces: el ego y el dinero.

      Si tienes planes de independizarte, ¿ya estás trabajando en ello? Muchas veces el tiempo que dedicamos a nuestro proyecto al principio intercambiándolo con nuestro trabajo actual nos da un aire nuevo, una confianza diferente y nos hace más llevadero el día a día, y podemos comprobar si la idea de nuestro proyecto es válida para dejar nuestro trabajo y trabajar con nuestros valores y con un prestigio diferente.

      Empieza a trabajar en tu proyecto y válida. Trabaja a nivel personal aquellos aspectos que tú misma dices que te atan como dinero y ego.

      Espero haberte ayudado.

      Un abrazo

      #
  21. Avatar
    Raquel Responder 11 septiembre, 2019 at 3:30 pm

    Totalmente identificada. Llevo 22 años en la misma empresa, con los mismos compañeros y encargándome prácticamente de todo el trabajo duro. Es una asesoría y cada vez llevo peor el trabajo…. Plazos, impuestos, auditorias…. En mayo falleció mi padre después de una larga enfermedad y desde entonces llevo planteándome dejar mi trabajo pero no soy capaz. Es como mi segunda familia…. Entre con 18 y tengo 40…. He crecido con ellos y no se cómo plantearlo pq se que si me voy es muy difícil que puedan seguir adelante con todo el trabajo pero siento que debo pensar en mí misma, en mi familia (tengo una niña de 7 años a la que veo poco en determinadas épocas) y mi salud. Además la situación económica familiar no es muy bien….. Cómo puedo hacer? Qué me aconsejas Raquel?

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 17 octubre, 2019 at 8:47 am

      Raquel, cuando hay lazos emocionales es difícil tomar la decisión y pensar en lo que queremos y necesitamos en este momento pero, si no hacemos nada, esta situación nos puede quemar y afectar a otros ámbitos de nuestro trabajo y familia. Incluso con la relación con nuestros hijos.

      Por ello es importante que primero, tal y como has hecho, valores y agradezcas (si quieres puedes hacer este ejercicio por escrito) todo lo que te ha aportado tu segunda familia de trabajo. Y después trabajes en cómo poder comunicar cómo te sientes a quien corresponda para aliviar parte de tu trabajo. Seguro que hay alternativas que no se han buscado ni planteado y lo primero es comunicaros porque muchas veces por miedo o asumiendo una situación económica delicada podemos complicarla más.

      Una vez hables con ellos y veáis las alternativas, necesitas tener claro qué quieres y cómo te gustaría sentirte, y plantearte alternativas en solitario para hacer lo que sabes hacer de forma diferente o por tu cuenta.

      Para ello hay que trabajar mucho con una misma, lidiar con los miedos, las emociones y nuestra confianza en nosotras mismas.

      Espero haberte ayudado.
      Un abrazo

      #
  22. Avatar
    Marcela Responder 11 septiembre, 2019 at 8:14 pm

    Llevo un mes buscando trabajo, y como me rechazan de inmediato, me siento perdida, siento que debí irme antes. Quiero ser libre de mi prisión

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 17 octubre, 2019 at 8:42 am

      Hola Marcela, ¿has pensado todas las opciones posibles para poder dejar tu trabajo con seguridad y sabiendo qué es lo que te haría más feliz? Muchas veces queremos huir, pero hay alternativas y mucho más que puedes hacer. Conecta contigo, con todo lo que sabes y todo lo que podrías monetizar haciendo de ello un emprendimiento. Sé consciente de tus talentos y de aquello que se te da de maravilla, y pon encima de la mesa la opción de buscar un trabajo adecuado a aquello que va con tus talentos para dejarlos a todos fascinados y que no te rechacen. O piensa si puedes crearte tú misma el trabajo de tus sueños. Espero haberte ayudado. Un abrazo

      #
    • Avatar
      Patricio Responder 14 noviembre, 2019 at 5:01 pm

      Hola, podria ayudar, a que a mi me paso algo similar, quizas haya que buscar por otro lado. Es una señal de que la vida te esta empujando hacia otro lugar. Abre bien los ojos puedes ver algo mas alla… quizas y siempre te depara el destino y la vida lo mejor. Solo intentalo.

      #
  23. Avatar
    Mónica Responder 17 septiembre, 2019 at 9:19 pm

    Hola Raquel, impresionante tu post, todo me queda como anillo al dedo, dame tu consejo, lo necesito urgente. Verás siempre quise trabajar en el sector público, y ahora que trabajo aquí en verdad quiero salir corriendo, no hay procesos, no hay orden, se trata de buscar siempre responsables de las cosas, soy la Administradora y me toca lidiar con todo lo negativo del programa, la verdad mi situación económica antes y ahora es la misma, porque estoy ganando bien, pero gasto para las guarderías de mis hijos(4 y 8 años), transportes, gasolina, renta etc además de que no me es posible darles tiempo de calidad por que realmente llego cansada y estresada, me detienen las deudas que tengo, principalmente un crédito fuerte que obtuve hace un año, el cual de antemano sé que no podré pagar si me salgo de trabajar, ayúdame a tomar una decisión, en verdad quisiera irme a mi casita (propia) y ser feliz, porque en éste momento el estrés y infelicidad viven conmigo a toda hora, la verdad es que mi esposo me apoya en salirme y quedarme en casa, pero yo quería ejercer mi profesión y sentirme realizada como profesionista. Dame tu consejo.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 17 octubre, 2019 at 8:38 am

      Hola Mónica. Entiendo perfectamente la situación de sentirte atrapada, y más cuando tienes alguna deuda que te hace más difícil tomar una decisión sin tenerla en cuenta.

      Lo primero para poder rebajar ese estrés negativo que no te deja tiempo de calidad es hacer una revisión de cómo podrías automatizar, delegar o bajar la presión. Esto, muchas veces, es una cuestión de mentalidad pura y dura.

      Una vez realizada esa bajada de presión, te propongo que comiences a disfrutar más de lo que para ti es importante. De esa forma despertarás tu creatividad y Libertad para saber cómo puedes dejar tu trabajo, pero ejerciendo todo aquello que tú sabes hacer buscando la mejor opción o alternativa.

      Una vez lo tengas, tendrás que trabajar arduo porque tendrías que compaginar ambas cosas para saber y testar que tu alternativa es válida y que funciona. En ese momento, decir adiós ya no será algo arduo, lejano o difícil, sino mucho más asequible.

      Espero haberte ayudado Mónica, un abrazo

      #
  24. Avatar
    alejandra Responder 8 noviembre, 2019 at 11:37 pm

    Me identifico completamente, con la excepcion de que tengo apenas 19 años. Nunca fui esa chica vivaz ni nada por el estilo ( o tal vez si, pero la enterré antes de que emergiera por completo) Gracias por poner en agudo reflejo la bazofia que llena mi cabeza a todas horas. Nada más por eso, porque yo aún sigo en la carrera lenta de aprender a ser yo, que nunca tuve tiempo de ser antes que la ola de desesperación, duda y autocensura me ahogara.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 12:02 pm

      Hola Alejandra,

      Nos alegramos que estés en ese camino de descubrimiento que te va a dar la oportunidad de elegir tu libertad.

      Un abrazo

      #
  25. Avatar
    Patricio Responder 14 noviembre, 2019 at 4:58 pm

    Hola Raquel, es una intrigante reflexion que me vengo haciendo desde hace un tiempo, despues de estudiar y lograr ser profesional y hoy en un gran puesto de trabajo con proyecciones que solo obedecen a el cumplimiento de la sociedad, un auto una casa una familia todo lo impuesto que se deba realizar. Cuando en realidad mi alma es aventurera. Cada fin de semana salgo a la montaña donde me siento en casa y con paz mental. No me canso duerdo bien etc soy feliz. Regreso a mi oficina y el cansancio me hace preso como si me adormecieran.
    Espero ser libre dejar mi trabajo en un corto plazo, lograr estabilidad dependiendo de otra fuente laboral que implique la vida que si deseo vivir.
    Un abrazo y agradecido de tan tremenda reflexion.

    Patricio Concepcion Chile
    patricio_murga@hotmail.com

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 12:00 pm

      Hola Patricio,

      La verdad es que tu cuerpo y tu vida fuera de tu oficina ya tienes muchas pistas de lo que te da la paz mental y la felicidad asj que desde aquí todo nuestro apoyo y paso a paso.

      Un abrazo

      #
  26. Avatar
    Irene Responder 20 noviembre, 2019 at 8:41 pm

    Ayer mismo dejé mi trabajo y puedo decir que he sentido cada frase que has escrito. No niego sentir vértigo pero algo me dice que esto saldrá bien y que mi paz mental es lo más importante.
    Se agradece saber que uno/a no está solo/a :)

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:57 am

      Hola Irene,
      Gracias por compartir porque tu ejemplo va a ser un aliento para muchas.

      Un abrazo enorme y gracias por confiar en ti

      #
  27. Avatar
    Ana Responder 15 diciembre, 2019 at 5:39 pm

    Hola Buenas,
    Llevo 8 meses en una empresa como administrativa, me ha hecho fija pero el problema es el ambiente porque hay una persona amargada y amarga a los demás.
    Ganó 820 €. He dicho q me voy y ahora el jefe me dice q me sube a 1000€ mientras no baten los beneficios.
    El problema sta en la incertidumbre del sueldo y el mal ambiente.
    No se si irme o no, aunque ya he dicho q el día 20 de diciembre es mi último día pero aún dudo.
    Que puedo hacer?

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:55 am

      Hola Ana,
      No se si en 2020 definitivamente ya no estabas en esa empresa llena de incertidumbre aunque muchas veces hay que pensar también en los pros y contras para no tirar a la piscina y asegurarnos que después no tengamos que lidiar con la culpa, arrepentimiento, y nuestra seguridad para próximos trabajos.

      Un abrazo enorme

      #
  28. Avatar
    Alice Responder 4 febrero, 2020 at 3:49 pm

    Hola Raquel,

    En octubre con 44 años me cambié de empresa, me fuí a otra por que estaba más cerca de mi casa y mejor horario para conciliar con mis hijos de 8 y 10 años. Resulta que el cambio fué un error garrafal, me tocó una coordinadora que me hizo moobing ( he sido la tercera mujer que ha pasado por es pesadilla). He estado 2 meses allí y dos días antes de fallecer mi suegra me echaron por que no podía dedicarle todo el tiempo al trabajo, puesto que tenía que estar con mis hijos y mi marido.

    Actualmente estoy trabajando por ett, y me siento muy desesperada, jamás pensé que me iba a ver así con 44 años y apunto de cumplir 45 años, estoy en búsqueda activa de trabajo, me inscribo a muchísimas ofertas de trabajo pero apenas hay respuesta, ya no sé sí es por mi edad o por que, puesto que mi cv es bueno, tengo mucha experiencia como administrativa, he llegado a ser subdirectora de una oficina bancaria, pero con la crisis se acabó…

    Me estoy planteando coger los casi dos años de paro y ponerme a estudiar una oposición sencillita, pero claro eso es una loteria!, y me da miedo no, terror, plantarme con 46 y no haberlo conseguido.

    Estoy perdida profesionalmente, y personal también, mis hijos me dicen que no me río nunca y es verdad.. tengo tanto problemas económicos, laborales… que no tengo ya ganas de nada.

    Te agradecería mucho tu consejo.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:50 am

      Hola Alice,

      Siento todo lo que te ha sucedido, entiendo que en este momento es complicado pe sar con claridad o ver otras alternativas que no sean en un margen de tiempo corto. Me hablas de una oposición pero si ahora tienes la oportunidad de hacer lo que quieres ¿con que te gustaría ganarte la vida? ¿Que trabajo haría que sonrierss a tus hijos? Piensa en varias alternativas a parte de lo que tu tienes en tu cv y empieza a dar pasos para reconectar con tu alegría, ilusión y quizá no hace falta que dependas de alguien igual tu puedes crear algo. Piensa en todo ello te mereces sonreír primero por ti.

      Un abrazo

      #
  29. Avatar
    Eliza Responder 10 febrero, 2020 at 1:49 pm

    Me siento muy identificada. Saqué oposiciones hace mucho porque quería independizarme aún joven. Pero nunca me gustó mi trabajo y sigue igual. Pero no me atrevo a dejarlo porque ahora tengo un niño pequeño y no tengo pareja. Ya casi me he resignado

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:43 am

      Hola Eliza,

      ¿Te sientes bien con la decisión de resignarte?

      Muchas veces lo que queremos o lo que nos disgusta es más fuerte, y aunque lo intentemos minimizar con justificaciones y excusas, siempre vuelve de una manera u otra a salir.

      Conforme te describes con ideas claras de independencia, siendo madre y con un trabajo como el que tienes tienes muchas partes a tu favor para tra ajar en ti y en un futuro diferente para ti y tu hijo, y así enseñarle a él también que apueste por lo que quiere, desea y le haga feliz. De verdad que tienes muchos puntos fuertes para conseguirlo.

      Un abrazo

      #
  30. Avatar
    Hilda Mamani Responder 13 febrero, 2020 at 10:07 pm

    muy interesante,no pensé que era la única con esta situación, después de esto puedo respirar tranquila y ver que mi desicion fue correcta porque yo tuve el poder, gracias, seguiré adelante con esfuerzo para conseguir mis metas.so feliz.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:38 am

      Hola Hilda,

      Enhorabuena por tu decisión, tu paso y por compartirlo, porque seguro que al leerte para muchas mujeres serás un empujón de energía.

      Un abrazo

      #
  31. Avatar
    Alexander Responder 17 febrero, 2020 at 10:54 pm

    Hola me encanto su publicación, yo estoy en la misma situación, y cada día me motiva mas el hecho de irme y emprender, gracias por la buena lectura

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:37 am

      Hola Alexander,

      Gracias por tus palabras. Nos alegra mucho ser inspiración y motivación. ¡A por todo lo que necesites que sea trabajo, felicidad y salud!

      Un abrazo

      #
  32. Avatar
    Lara Responder 26 febrero, 2020 at 6:03 am

    Tal vez es un poco tarde para mi comentario, pero me siento así, con ganas de abandonar lo que no me hace feliz, trabajo hace mas de 4 años atencion al cliente y administrativa por mas de 9 horas diarias, el trabajo esta bien, el tema es hacer siempre lo mismo como una maquina, que la empresa no reconozca tu esfuerzo y todo se guie con decisiones gremiales o sindicales que no apuestan los trabajadores en su todalidad, sino a unos cuantos selectos. Ver esto te afecta de a poco. Pero cuando analizo el hecho de renunciar, todos me hacen dudar, algunos me dicen desagradecida, y comparan mi suerte con otros desafortunados. No me siento con suerte, me siento en el plan de vida de otros, siempre quise estudiar arte, pero en el lugar donde vivo no hay salida laboral, abora estoy por ingresar a la facultad para estudiar un profesorado en química como un metodo de liberación, pero se me va a hacer muy dificil trabajar y estudiar. Espero lo leas. Sino gracias por el espacio y tus palabras.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:27 am

      Hola Lara,

      Gracias por compartir tus palabras. Hay mucha gente como tú, y lo que te digan los de tu alrededor es sólo su punto de vista. Todos (según nuestra experiencia) tenemos una opinión, pero si nos dejamos llevar por los demás viviremos la vida de otros, no la nuestra.

      Me dices que tu pasión es el arte pero que no tiene salida, podríamos debatir sobre ello pero ¿actualmente haces algo aunque sea como hobby para trabajar tu pasión? Si encima trabajas y no tienes tiempo para lo que te gusta… tu frustración por el trabajo aumenta.

      Necesitas parar, pensar muy bien tus opciones de tu Plan B porque no sé si lo que estás eligiendo y valorando es por ti o por lo que hay salida. Necesitas reflexionar y hacer un trabajo previo para que dentro de X años no te encuentres en la misma situación que ahora.

      Un abrazo

      #
  33. Avatar
    Annie Responder 1 marzo, 2020 at 6:32 pm

    Buscando un alivio a todo mi caos mental, me encuentro con tu pequeña autoayuda y gran comprensión.
    No tengo 40, y tampoco 30… pero hace tiempo que los sueños que tenía en mente se han quedado bloqueados.
    Lo llamaría decepción y demasiada ilusión, e incluso inmadurez a la hora de tomarme todo como si de una película de Disney se tratase, hasta que te pegas contra el muro de la realidad, claro.

    Hace tiempo que mi “trabajo” y lo pongo entre comillas por que prácticamente mi vida gira en torno a él, se ha convertido en mi casa, en mi calvario y en mi propia aventura personal.

    Como muchas aquí, me encuentro en la situación de seguir teniendo un 1% de ganas de vivir, y no lo digo cual adolescente en etapa de querer dramatizar…
    Cuando digo “querer vivir”, me refiero a querer revivirme.

    Es ahí cuando me replanteo dejar las caras largas, las discusiones, las noches de migrañas y las mañanas apoteósicas.
    Pero, evidentemente, de todo se despierta una.
    Y es ahí cuando me doy cuenta que dependo económicamente de este pequeño lugar que lo califico como casa, pero llega a ser cárcel.

    Así que, no sé exactamente qué hacer, mis hipótesis son demasiado desconcertantes y me gustaría simplemente lo que hace poco has citado.
    “Ojalá alguien pudiese decidir por nosotros.”

    Mi yo de hace dos años lo tendría claro;

    “A tomar viento todo lo que te quite el aliento.”

    Un saludo!

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:21 am

      Hola Annie,

      Creo que tienes clarísimo lo que harías, pero por circunstancias o bloqueos / miedos que podrías desbloquear, no te atreves a dar los pasos.

      En esos dos años que han pasado podrías haber trabajado en ti y en otros aspectos y conseguido cosas. Aún puedes, por supuesto, porque tu cárcel de puede convertir (si sabes cómo darle la vuelta) en tu mayor impulso de reinvención. Tomando decisiones, trabajando la seguridad que necesites y apostando por tu felicidad y tu salud.

      ¿Cuánto darías para que alguien te acompañase en ese camino? No estás sola

      Un abrazo

      #
  34. Avatar
    Veronica Responder 8 marzo, 2020 at 12:26 am

    Hola Raquel, soy peluquera hace 25 años por imposicion familiar, y no he podido dejar mi profesion nunca, cambio de peluquerias pero a los 4 años otar vez la dejo, y mal, no se que hacer con mi vida laboral, y ahora estoy igual, en una peluqueria, he dado los 15 dias y arrepentida, por que a mi marido no le ha sentado nada bien,estoy deseperada, si me puedes dar algun consejo, tengo 42 años, gracias.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:12 am

      Hola Verónica,

      Wow me dices que eres peluquera por imposición familiar y con tus 42 años creo que ya podemos trabajar esa independencia emocional de la familia y los padres para saber qué quieres, qué talentos tienes, qué sabes hacer, qué puedes aprender y ganarte la vida con ello.

      Si nunca has tenido la oportunidad de preguntártelo, piensa en esto. Si te dejaran ser lo que quisieras, ¿qué serías? ¿Dónde trabajarías?

      Tienes que trabajar en ti para saber y tener la seguridad de tener un Plan B antes de dejar los trabajos para que tu pareja te apoye, te entienda…

      Hazlo por tu bien, que nadie te imponga tu libertad.

      Dejando trabajo tras trabajo (sin hacer nada diferente) no lo vas a conseguir.

      Un abrazo

      #
  35. Avatar
    Ana Responder 10 marzo, 2020 at 4:18 pm

    Se me han saltado las lágrimas, habéis descrito exactamente como me siento. Es un buen puesto, con buen salario, horario, pero después de 15 años, ya no puedo más. Algo en mi cerebro ha cambiado y me siento insegura en todo lo que hago, el estrés se apodera de mis noches y mis días y lo único que me calma es abrazar a mi hija y llorar…

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:08 am

      Hola Ana, ¿cómo estas?

      Muchas veces nos han enseñado a permanecer en un sitio porque es cómodo, pero nadie nos ha dicho que podemos elegir la felicidad en vez de la comodidad.

      Esta “comodidad” entre comillas porque veo que tienes un trabajo estable pero lleno de presión. Y esto es precisamente lo que nos han enseñado y enseñamos a nuestros hijos, sin transmitir pasión por lo que hacemos ni luchar por algo diferente pero que nos haga estar igual más tiempo con ellos, más tranquilos, más felices… Porque nuestros hijos después nos imitarán y se encontrarán aguantando en un trabajo, en una relación porque les aporta seguridad…

      De verdad que si te encuentras así es el momento de trabajar en ello y poco a poco dar pasos para apostar por tu felicidad y ver qué sabes y puedes hacer, por lo que te pueden pagar y ser más feliz.

      Un abrazo

      #
  36. Avatar
    mirna vindell Responder 12 marzo, 2020 at 2:14 pm

    Es precisamente como me siento yo me identifico en todos los aspectos quiero dejar mi trabajo pero luego me detiene el pensar de que que puede pasar como voy a sobrevivir como voy a resolver mis problemas y cubrir mis necesidades entonces ahí me veo de nuevo atrapada en un trabajo q no me motiva en un trabajo realmente tóxico que me hace más daño que satisfacción

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 11:03 am

      Hola Mirna,

      Muchas veces nuestros pensamientos o la forma de “hilarlos” nos juega una mala pasada porque nos lleva a un circulo vicioso.

      No estás a gusto en tu trabajo, te gustaría cambiar (tienes un deseo) y cada ves estás más desanimada y te intoxicas de todo lo que tiene que ver con tu trabajo.

      Entonces piensas en todo aquello que NO te gusta para justificar que te sientes así, pero a continuación en los dos caminos a nivel de pensamiento que tienes, eliges uno y no otro.

      Los dos caminos que tienes es el que eliges al pensar en todo lo que tienes que pagar, que el dinero es necesario, que tienes que aguantar porque sino qué vas a hacer… Por lo tanto, te sientes más infeliz porque no ves ninguna luz.

      Pero hay otro camino que igual no has explorado. Y es el de pensar qué ganarías si te sintiese realizada, feliz… Qué te proporcionaría eso. Qué tipo de trabajo, qué está en tus manos para ir creando tu Plan B, tu felicidad e ir haciendo cada día algo para ello.

      Piensa que puedes elegir otro camino y puede que todo cambie, no de un día para otro, pero sí a la larga.

      Un abrazo

      #
  37. Avatar
    Sonia Responder 24 abril, 2020 at 5:42 pm

    Hola, me siento totalmente identificada y cada vez compruebo mas que tengo que salir del trabajo que estoy, nadie coopera en nada y son muchos que sentimos eso en ese lugar, eh podido hacer algunos cambios en cuanto a ello tratando de poener limites a ciertas situaciones pero cuesta mucho que el otro se de cuenta y sobre todos los jefes. Sumado a que economicamente no lo reconocen.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 10:54 am

      Hola Sonia,

      A veces el ambiente y tener un líder o un jefe cambia totalmente la situación que uno vive en su trabajo. Pero para no quedarte y seguir con la misma sensación, frustración e impotencia, te invito y animo a que empieces a crearte un Plan B. Así tú sabrás que aunque sigas en el trabajo con cada acción o paso que hagas, estarás más lejos de él y más cerca de otro trabajo más feliz, colaborativo, respetuoso y valorado. Un abrazo

      #
  38. Avatar
    eduardo heredia topete Responder 28 abril, 2020 at 12:28 am

    pues yo soy hombre, y vivo esta situacion en pleno 2020, deje mi trabajo por esos sintomas, y ahora me arrepiento..
    no por ese trabajo en si pero, estuviera mejor si lo tuviera, aoenas llevo 2 semanas sin el pero la situacion con el coronavirus
    pone esto mas oscuro, y esque estoy conociendo una chica que trabaja ahi donde yo trabajaba, y me pongo a imaginar que
    este cambio repentino de dejar mi trabajo, le a de poner a pensar a ella que, soy inestable en algun modo, pues eya es mayor que yo
    por 7 años, y todo eso me trae pensamientos negativos a mi cabeza los cuales me llevan a pensar en depresion, y no me gusta eso
    me hace sentir mal, devil, me baja la autoestima, tengo 30 años, me llamo eduardo, gracias.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 10:36 am

      Hola Eduardo,

      Sé que la situación que estamos viviendo es compleja, pero si dejaste tu trabajo es por unas razones, y esas mismas razones son las que te tienen que dar fuerzas para buscar, crear y venderte en el ámbito laboral.

      Lo que me comentas de que estás conociendo a una chica tiene más poder todavía, pero dependiendo de lo que pienses. Ahora mismo tus pensamientos son de debilidad, inestabilidad… Pero no te estás centrando en la valentía de dejar algo que no te gustaba, de apostar por tu felicidad, de ser capaz de crear, conocerte, investigar todo aquello que puedes hacer, con lo que puedes ganar dinero y ser feliz… Esto ella también lo puede ver.

      Depende de cómo te veas tú, los pensamientos que tengas y las acciones que estés tomando en estos momentos. Si reflexionas sobre ello, ¿puedes cambiar algo?

      #
  39. Avatar
    Lidia J. Alvarez Responder 10 mayo, 2020 at 9:55 pm

    Acabo de toparme con este artículo que habla por mi y expresa por escrito lo que no soy capaz de verbalizar ni a mi pareja ni a mis familiares. Mañana lunes he de volver al trabajo y sé que esta noche dormiré apenas tres horas. Fantaseo con la idea de irme de un trabajo que me hace profundamente infeliz y del que además empiezo a culpar a mi pareja porque él está desempleado y me siento obligada a seguir. Envío CV a distintas empresas porque necesito cambiar, de momento sin suerte. Me planteo opositar, pero mi mente está totalmente colapsada. Es un círculo del que no sé si podré salir. Gracias.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 25 mayo, 2020 at 10:29 am

      Hola Lidia, ¿cómo ha sido la reincorporación?

      Entiendo perfectamente cómo te sientes y la situación en la que te encuentras, porque es como estar en una calle sin salida, al menos hasta ahora.

      Para que tu trabajo actual no te amargue tanto, necesitamos trabajar la mentalidad de lo que es y nos proporciona ese trabajo. A partir de ahí hay que trabajar en posibles opciones para ir haciendo canino a un cambio seguro, y con los mínimos miedos y peligros posibles.

      Piensa qué sabes hacer sin que te cueste esfuerzo, este ejercicio sirve también para tu marido. Hacer una lista y a partir de ahí, si salen más de 3 cosas, pensar en una de ellas y crear el plan para poder ganar dinero con ella.

      Es importante (una vez detectado que tu trabajo no te hace feliz) ponerse en acción para ver posibilidades, crearlas e ir trabajando en ellas, porque si no, nos ofuscamos en la queja y la infelicidad sin hacer nada nuevo.

      Ánimo, ponte a ello Lidia, y ya verás cómo cambia tu actitud y tu energía.

      Un abrazo

      #

Deja una respuesta


También te puede interesar...