Top Menu

La solución si eres emprendedora y no quieres trabajar en casa

Por Ros

Publicado en | Tags : , , , ,

 

Este post es para ti, mujer emprendedora que has probado a trabajar en casa y no te ha ido bien.

Tranquila, ese pensamiento idílico de ser feliz en tu ofi-casa a menudo se desvanece.

Y es que emprender no es para todo el mundo, y trabajar en casa tampoco.

Aún así, que no cunda el pánico. Hay opciones.

 

3 opciones creativas para la mujer emprendedora que no quiere trabajar en casa.

No tienes que renunciar a ser independiente y trabajar por tu cuenta.

Hoy te traigo una solución, bueno mejor, te traigo tres. Así puedes elegir :)

 

1. Espacios de coworking.

El coworking es una “forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores, y pymes de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos”.

Espacio compartido, inquietudes similares, posibilidades de colaboración… Suena bien, ¿no?

De hecho, conozco algunos espacios de coworking que se especializan en áreas concretas como “Marketing y Comunicación”, y todos los profesionales y empresas que trabajan en ese espacio deben cumplir con ese requisito. Y eso amplía las posibilidades de trabajar en proyectos comunes.

A principios de 2014, había más de 2000 espacios de coworking en el mundo. Si vives en España tienes muchas posibilidades de encontrar tu espacio.

¿Sabías que España es el tercer país del mundo (tras Estados Unidos y Alemania) con más oficinas de coworking? De hecho, junto a Australia, es el país que más espacios de coworking per cápita tiene.

Una opción muy interesante si te gusta trabajar en un despacho con más personas y hacer networking.

¿Más ventajas de los espacios de coworking? Claro que sí.

 

1. Flexibilidad.

Podrás organizar tus horarios como prefieras.

En la mayoría de los espacios te permiten el acceso 24/7.

Y si no fuera así, los horarios serán muy amplios y con opciones para trabajar, incluso, los fines de semana.

 

2. Motivación.

Dile adiós a la soledad de tu casa y a la tentación de estar en pijama todo el día.

Ir a trabajar a un espacio de coworking implica salir a trabajar y relacionarte con otros profesionales que están en una situación similar a la tuya.

Encontrarás apoyo, consejos, ánimo, mentalidad emprendedora y ganas de colaborar.

Y, cómo no, rodearte de personas que trabajan, te anima a trabajar, ¿verdad?

 

3. Bajo coste.

Resulta mucho más económico que alquilar una oficina y no tendrás esa “presión” asociada a un contrato de arrendamiento y un compromiso de permanencia por XX meses.

Los espacios de coworking son flexibles en cuanto al tiempo que permanecerás en ellos.

Y eso, para ti que eres una emprendedora de espíritu libre, ¡es genial!

A lo mejor quieres combinarlo con tu trabajo en casa por semanas o recurrir a ellos en meses alternos… sólo tú puedes encontrar cuál es tu fórmula perfecta.

 

4. Innovación.

Porque vas a poder interactuar con personas independientes e inquietas como tú.

Habitualmente, los espacios de coworking se convierten en incubadoras de ideas.

Suma tu talento con el de los demás y ¡no tendrás límites!

 

5. Formación.

En la mayoría de los casos, este tipo de espacios acogen diferentes iniciativas formativas y de networking: charlas, cursos, seminarios, talleres…

Así no hay quién se quede atrás.

Y, si me permites el apunte, rodearse de gente más joven y activa, te da un impulso fantástico que no debes desaprovechar.

Sí, en los espacios de coworking encontrarás gente de 20s y 30s :)

 

¿Y los precios? Entre 70 y 200€ la mayoría de ellos.

¿Cómo encontrar tu espacio? En la web de Coworking Spain encontrarás cientos de espacios clasificados por provincias.

 

 

 

2. Oficinas compartidas.

Una variante a los espacios de coworking son las oficinas compartidas. En este caso puedes alquilar una oficina con una o varias personas más.

No necesariamente os tenéis que dedicar a lo mismo, aunque si vuestras ocupaciones son similares o complementarias, mejor que mejor, porque es más fácil que surjan sinergias entre vosotras.

Compartir te permite asumir menos riesgos que si te lanzas en solitario y puede ser una etapa de transición hacia el despacho independiente (o no… todo depende de ti).

Lo que sí que te recomiendo es que pactes con el resto de colegas de oficina, y desde el minuto uno, las normas de convivencia, compromisos, deberes, derechos, etc.

Puede parecer muy estricto de inicio o te puede resultar violento, pero piensa que las consecuencias de no hacerlo pueden ser peores.

Se te pueden plantear situaciones que lleguen a afectarte económicamente. Por ejemplo, ¿qué pasa si alguien no paga su parte de mensualidad cuando corresponde?

O situaciones desagradables. ¿Cómo actuar si alguien subarrienda su despacho sin previo aviso?

O aspectos más cotidianos que te pueden poner de los pelos. ¿Cómo actuar si alguien deja las tazas del café sucias en la cocina cada día? ¿Y con quien siempre acaba con las provisiones para el desayuno y no las repone? ¿Y con el que pone el aire acondicionado a una temperatura que te hace tiritar?

En definitiva, que convivir siempre tiene su “aquel”. Y más vale plantear acuerdos “antes de”, ¿no crees?

 

 

3. Oficinas de colaboradores.

Esta opción puede ser una alternativa temporal interesante cuando estás empezando. Y a veces lo temporal se convierte en temporal extendido en el tiempo :P

Aquí te hablo de mi propia experiencia.

Desde que empecé a trabajar por cuenta propia he tenido la posibilidad de trabajar en diferentes oficinas de personas de mi entorno.

Debo decir que han sido ofrecimientos que no he llegado a aceptar, por motivos varios, pero que me han dado la tranquilidad de pensar que “podía elegir”.

Para mí, trabajar en casa, en un café o en un parque, no tiene precio. También es cierto que el tipo de actividad que desarrollo me lo permite, y no siempre es así.

Tuve una larga etapa de trabajo de despacho con horario inflexible a la que no quiero volver. Y por eso disfruto tanto de no tener a mi alrededor 4 paredes y luz artificial.

¿Cómo puedes conseguir espacios donde trabajar a 0 euros?

  • A través de familiares.
  • A través de amigos.
  • A través de clientes.
  • A través de “trueques”.

Porque es posible que alguien de tu entorno cercano tenga una oficina, piso o espacio donde tenga un despacho libre. Si trabajas en internet, sólo necesitarás llevar tu wifi contigo.

Porque a alguno de tus clientes le puede parecer interesante tenerte “cerca” un tiempo a la semana, cediéndote una mesa o un despacho en sus instalaciones.

Porque cabe la posibilidad de que intercambies servicios con algún profesional o empresa. Por supuesto, en este caso no se trata de un espacio a 0 euros, porque tú estarás dedicando tu tiempo (=dinero) a realizar X tarea, pero no tendrás que rascarte el bolsillo de inicio, lo cual es muy de agradecer.

 

Y dicho lo cual, cuéntame, ¿cómo te organizas tú? ¿Has probado a trabajar en un espacio de coworking? ¿Cuál ha sido tu experiencia? Soy toda oídosssssss :)

Sobre Ros

Dicen que su capacidad para desarrollar un concepto de la nada y transformarlo en un negocio triunfador, es única. Nacida para emprender, Ros se lanza a cada proyecto siempre con una sonrisa, porque está convencida de que en esta vida hay que hacer las cosas con ilusión, buen humor (el suyo, dicen que es algo inglés), y respeto por los demás. Le fascina Internet porque tiene el "superpoder" de acercar el conocimiento y las personas entre sí como nada ni nadie. No cree en las distancias, y está convencida de que uno puede sentirse cerca de quien quiera, esté donde esté. La aventura de la Re-invención a los 40 le está resultando súper emocionante. Y quiere más.

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

Aún no hay comentarios. ¿Te animas a ser la primera?

Deja una respuesta


También te puede interesar...