Top Menu

7 maneras de reconocer a los vampiros emocionales (y alejarse a tiempo)

Por Ros

Publicado en | Tags : , , , ,

 

“Tú no vales para vender”

No soy capaz de recordar cuántas veces me dijeron esa frase durante años.

“Vender no se te da bien.”

Y me lo creí.

Lo asumí como una verdad absoluta.

Era incuestionable. No había duda. Yo no podía hacerlo. No podía vender.

Y quien dice vender, dice cualquier otra cosa.

“No sabes hacer X, no sirves para hacer Y, no se te da bien Z…”

Y, como una gota de agua que cae una otra y otra vez sobre la misma piedra, al final deja una huella.

Peor aún, deja una creencia.

Una falsa creencia.

 

 

¿Te ha pasado lo mismo? ¿Alguien se ha empeñado en decirte lo que NO puedes hacer?

No, no te están haciendo ningún favor.

Aunque traten de camuflarlo bajo el manto de la protección, el apoyo o de que te están haciendo un favor, es todo lo contrario.

Te están minando.

Hoy vengo a hablarte de vampiros. Vampiros emocionales.

Muchas veces se camuflan, pasan desapercibidos, adoptan diferentes formas, mutan, se disfrazan de seres bondadosos… pero tienen algo en común: quieren tu energía.

Los vampiros te hacen creer cosas que no son (manipulan). O te dicen cosas que no son (mienten). O les cuentan a los demás cosas de ti que no son (chismorrean).

Y están por todas partes. Puede ser tu cuñada, una amiga de toda la vida, la compañera de trabajo o, incluso, tu vecina del quinto (sí, esa que se ofrece a recoger a tu hijo del cole porque va a la misma clase que el tuyo).

En mi caso, confié hasta el extremo en dos vampiritos, y cuando se fueron de mi vida (los eché, de hecho) me dejaron triste, desvalida, con la cartera vacía y con la autoestima por el suelo.

Ahora sé que tengo mucho que agradecerles.

Sin ellos, mis queridos vampiros, no estaría ahora aquí. Hoy no sería tal y como soy. No habría avanzado con pasos de gigante hacia la vida que realmente quiero tener.

Así que, allá donde estéis, ¡gracias!

Sois los mejores vampiros, los más despiadados y crueles que pude tener.

¿Alguna moraleja? Sin duda.

Siempre llevo la cabeza de ajos en el bolso, por las dudas :P

Porque nunca se sabe dónde puedo encontrarme con algún otro, y más vale estar preparada.

Mientras, quiero hablarte de cómo reconocerlos :)

 

7 maneras de reconocer a los vampiros emocionales

Los vampiros pueden adoptar diferentes roles pero tienen características comunes.

Habitualmente camuflan sus problemas de autoestima mostrándose altivos, prepotentes, irascibles e impacientes.

Acerquémonos a ellos con sigilo… Sssssssh!

 

1. Primero, yo. Después, yo.

Sí, son egoístas. Porque, ¿qué puede haber más importante en el mundo que sus propias necesidades?

Esas necesidades pueden tener forma de energía, poder, control o $$$.

Cada uno tiene su propio estilo ;)

 

2. La culpa es tuya.

Porque los vampiros rozan la perfección, ¿no lo sabías? Pues así es.

Si surge un problema, inconveniente, incidencia o error de cualquier tipo, siempre buscarán a alguien a su alrededor para señalarle con el dedo.

No lo harán en plan “acusica”. Son más del rollo “pero, Laura, ¿recuerdas que te dije que este pedido tenía que salir hoy? (eres una inútil). Tranquila, YO daré la cara por ti delante del cliente (mira que eres torpe, pero yo te salvaré)”.

Qué majos, leñe.

 

3. Mira lo que hacen “los otros”.

El refranero español está plagadito de verdades como puños. Y si no, que se lo digan a la paja (en el ojo ajeno).

Pues eso.

A los vampiros emocionales se les llena la boca (y los niveles de indignación) cuando tienen que quejarse de aquel que hizo un chanchullo o de aquel otro que no cumplió las normas.

Mientras tanto, hacen lo que les viene en gana, sin tener en cuenta normas o reglas.

 

4. Quiero eso, y lo quiero ya.

Sí, los vampiros son caprichosos e impacientes.

Y no tienen ningún problema en clavarte el codo, darte un empujón o pisarte con sus afilados tacones.

Para ellos estará completamente justificado. Porque quieren eso, y lo quieren ya.

 

5. Me importa un bledo cómo te sientes.

Su capacidad empática es tendente a cero.

Y es normal.

Cuando solo me preocupo de mí misma, es muy complicado prestar atención a que a mi alrededor hay personas que viven y sienten.

Total, ¿qué más da?

 

 

6. Y gritaré, gritaré y gritaré hasta ponerme enfermaaaaaaa.

Los vampiros también tienen rabietas. Como lo niños.

De hecho, si los observas con distancia, te darás cuenta de que tienen reacciones bastante infantiles.

Gritan, patalean, explosionan.

 

7. Actúo, pero no pienso.

¿Para qué pensar? Los vampiros resultan, demasiado a menudo, bastante primitivos.

Actúan sin pensar en las consecuencias y les cuesta horrores controlar sus impulsos.

 

Cómo detectar si el vampiro te ha mordido y detener su efecto

¡Cuidado! Porque cuando eligen a su presa, los vampiros emocionales no se van ni con agua caliente (y quien dice agua, dice la luz del día :P)

Los reconocerás por las siguientes señales:

  • El vampiro minará tu autoestima.
  • Empezarás a dudar sobre temas que siempre tuviste claros.
  • Te utilizarán para conseguir sus objetivos, sin escrúpulos.
  • Te ofrecerán su ayuda, pero es ayuda envenenada (siempre habrá un oscuro interés detrás).
  • Provocarán en ti reacciones poderosas, que difícilmente podrás controlar.
  • Te costará ser objetiva y justificarás todo lo que hacen.

¿Cómo puedes detener su efecto? Evitando que sigan abusando de ti (y robando tu valiosa energía). 

Sí, es cierto, más fácil decir que hacer, pero estos tips pueden ayudarte:

  • Escucha las señales que tus vampiros te van lanzando. Porque lo hacen continuamente (aunque demasiadas veces no les prestes atención).
  • Presta atención a esas cosas que pasan y que “no te cuadran”.
  • Permite que fluyan esos pre-sentimientos que te dicen que algo no va bien.
  • Deja de defender lo indefendible. La gente que te quiere bien te habrá advertido y tú no habrás hecho caso. Si insisten, concédeles el beneficio de la duda y permanece “alerta”.

 

***

En mi caso, y después de años y años de “trastadas” el punto y final adoptó forma de frase. 

Sí, en apenas 9 o 10 palabras mis vampiros emocionales pusieron de manifiesto todo el veneno que llevaban dentro.

Esa fue mi “wake up call”.

Y ahora estoy más despierta que nunca :)

¿T tú? ¿Has convivido con vampiros emocionales? ¿Cómo actuaron? ¿Conseguiste descubrirles? ¡Sigamos la conversación en los comentarios!

Sobre Ros

Dicen que su capacidad para desarrollar un concepto de la nada y transformarlo en un negocio triunfador, es única. Nacida para emprender, Ros se lanza a cada proyecto siempre con una sonrisa, porque está convencida de que en esta vida hay que hacer las cosas con ilusión, buen humor (el suyo, dicen que es algo inglés), y respeto por los demás. Le fascina Internet porque tiene el "superpoder" de acercar el conocimiento y las personas entre sí como nada ni nadie. No cree en las distancias, y está convencida de que uno puede sentirse cerca de quien quiera, esté donde esté. La aventura de la Re-invención a los 40 le está resultando súper emocionante. Y quiere más.

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

Aún no hay comentarios. ¿Te animas a ser la primera?

Deja una respuesta


También te puede interesar...