Top Menu

Cómo deshacerte de la culpa en tu proceso de reinvención

Por Raquel

Publicado en | Tags : , , , ,

 

¿Te sientes mal y no sabes cómo explicar tus sensaciones?

Es una mezcla de tantas cosas que no sabes verlas con claridad, ¿verdad?

Lo único que puedes decir (si te preguntan) es que sientes que llevas un peso contigo que no es tuyo, pero que no sabes soltarlo.

Y la palabra que estás buscando es:

Me siento CULPABLE.

La sentencia es clara y sin remilgos.

En el momento que una mujer se declara “culpable”, la culpabilidad cae sobre ella como una losa a sus espaldas con la que camina.

Y camina creyendo que eso es lo correcto, porque se siente así, y se condena de esta manera tan sutil y poderosa.

 

¿De quién es realmente la culpa?

Caminas en esta vida con una culpa muy particular.

Una culpa que no es la de Eva, pero está relacionada con ser mujer.

Una culpa personal y que no sentencia un juez.

La dictaminas tú.

Y esa sentencia es mucho más dura que la impuesta por ningún otro.

Porque no hay un juicio justo, aunque tú lo creas así.

Porque no hay juicios de valor veraces en ti.

Tú de ti misma tienes una visión sesgada, engañada, malinterpretada e injusta.

 

Por qué sé que te sientes culpable.

Porque yo también soy mujer y me he juzgado duramente y me he exigido todo y más con el peso de esa culpabilidad.

Un peso que te hace agachar la cabeza en muchas ocasiones.

Que te hace sentir pequeña, siendo mucho más grande que todos los que te rodean.

Un peso que te hace ir siempre a remolque porque no llegas a todo lo que “deberías” llegar.

Que te hace sentir responsable de lo tuyo y lo de los demás.

Esta sensación no desaparece, aunque no te pertenece.

Crece, si me apuras.

Y si alguien te hace plantearte que mires por ti, es aún peor.

Porque no has sido capaz de saber qué quieres.

De parar a pensar y decidir a qué dices que sí y a qué dices que no.

A elegir cómo quieres hacerlo.

Y con esto me refiero tanto a cómo quieres ser madre, cómo quieres trabajar, cómo quieres organizar tu tiempo, cómo quieres cuidar tu cuerpo…

La culpabilidad es un lastre que llevamos por historia en la definición de nuestro sexo.

La culpabilidad viene cuando eres inconsciente y consciente de darle voz a lo que sientes.

 

Reinvéntate, libérate y deja de sentirte culpable.

Como mujer te sientes culpable por casi todo.

Es una sensación que no sabes cómo manejar, y vamos a comprobar ahora la magnitud de esa culpa:

  • ¿Te sientes culpable (o te has sentido) por tener que trabajar mucho y no estar con tus hijos?
  • ¿Te sientes culpable cada vez que has tenido que llevar a tu hijo al médico y has faltado al trabajo?
  • ¿Te sientes culpable cada vez que hay una crisis en tu relación de pareja?
  • ¿Te sientes culpable porque no eres capaz de cuidarte y verte bien?
  • ¿Te sientes culpable de no tener la vida que otras tienen?
  • ¿Te sientes culpable si tu pareja no te hace sentirte atractiva?
  • ¿Te sientes culpable porque a veces pasan los días y no te has acordado de tus amigas?
  • ¿Te sientes culpable por no prestar la atención que se merecen a tus padres?
  • ¿Te sientes culpable por no haber conseguido la realización profesional que deseabas, compatible con tu estilo de vida, tu familia…?

 

Y esta sensación se repite cada vez más, te invade y te deja ko.

No desaparece nunca hasta que llega un momento que la aceptas, te rindes y crees que es normal sentirse así. Y algo estás haciendo mal porque no sabes hacerlo mejor.

Y posiblemente este sea el punto de inflexión.

El momento en el que te tienes que replantear todo.

Porque aunque nos hayan educado para ser buenas hijas, buenas madres, buenas profesionales, buenas parejas…

Ser madre y profesional es compatible.

Tener éxito profesional es compatible con tener tiempo y vida.

Y tú puedes conseguir liberarte de esa culpabilidad insana.

Desde tu vida, desde tu día a día.

 

La culpa no es natural, tu libertad sí.

Porque puedes dejar de ver qué te imponen los demás y saber qué ven tus ojos.

Porque puedes cambiar el ritmo de “no llego a todo” por “llego a lo que me da la gana y me interesa”.

Porque puedes crear tu imperio o tu pequeña empresa, rentable e ideal en la que tú seas tu propia jefa.

Porque puedes ser madre o no serlo, pero ser la mujer que eres sin remordimientos.

Porque puedes ser dueña de tu tiempo y tu dinero.

Porque la vida es libre.

Porque puedes sentirte como mereces sentirte.

Porque los nudos de las ataduras autoimpuestas sólo las puedes aflojar tú.

Porque si no sabes cómo, hay personas que pueden ayudarte.

 

Cómo deshacerte de la culpa ¡de una vez!

Es un camino revelador, deshacerse de la culpa.

A veces no es nada fácil o mucho más sencillo de lo que imaginas por el peso que cargas.

Pero, ¿sabes cómo te sentirías si mandaras a tomar por saco a la culpa?

No te rías por dentro, que sé que hay una cierta sonrisa de esperanza.

Sólo te invito a comprobar cómo es ir transformando culpabilidades en libertades.

En elecciones propias.

En tu vida.

Profesional.

Personal.

Única.

Eres maravillosa.

Tienes una capacidad innata para llegar a todo lo que es importante para ti.

Y lo sabes, aunque no lo quieras admitir por si acaso fallas y los demás lo ven.

Estás perdiendo la vida, tu vida, esa de la que sólo tenemos una, por ocupar tus emociones y tu tiempo en una culpa que no es tuya.

Que es MENTIRA.

No creas todo lo que dicen de ti como mujer.

Ni lo que tú misma te dices.

Exigencias sin sentido.

Culpa inocente es la que sufres.

Transformémosla.

¿Te gustaría dejar de sentirte culpable por todo?

Reinvéntate y ¡libérate!

Si quieres que trabajemos juntas, te invito a conocer Diseña tu Plan B, nuestro curso 100% online que se adapta a tus horarios. Te mostramos, paso a paso, cómo crear tu nueva vida con nuestra ayuda, a través de lecciones en vídeo, ejercicios prácticos y toda la buena energía que necesitas. 

Me encantará acompañarte en esta nueva etapa :)

Sobre Raquel

Dicen que expresa con la mirada más que con las palabras y que su sonrisa es una de sus armas de desmarque, pero lo que más le gusta es que esa sonrisa se convierta en risa. Desde que descubrió el coaching tiene claro que este es su camino y no ha dejado de luchar. Ha vivido un proceso hasta llegar donde está y quiere ayudarte a que tú también lo consigas. Cada día tiene la oportunidad de conocer y ayudar a mujeres reales como tú. Puede inspirarte, guiarte y ayudarte para que disfrutes de tu vida de forma real y auténtica. Para ella es emocionante retarse para que vivas, sientas y ames intensamente. Todo lo que hay en tu vida comienza y acaba en ti…

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

3 reflexiones en Cómo deshacerte de la culpa en tu proceso de reinvención

  1. Avatar
    Isabel Responder 16 abril, 2018 at 12:33 am

    Hola. Yo no me había planteado nunca lo de “sentirse culpable ” . Si es verdad que entras en un bucle de no saber por donde empezar a cambiar esas cosas. En mi caso, que dejé de trabajar hace 9 años cuando nació mi pequeña, ha llegado un momento, con 45 años, que no sé cómo ponerme en activo. Cuesta reinventarse y empezar de 0. Y te vas dejando porque dedicas todo el tiempo a los hijos. Y a mi se me hace cuesta arriba.

    #
    • Raquel
      Raquel Responder 16 abril, 2018 at 12:52 pm

      Hola Isabel, no sé si al leer el articulo habrás detectado en ti algunos sentimientos que hayan podido estar cerca de sentir cierta culpabilidad, aunque si no es así mucho mejor. Como tú dices, hay decisiones que tomamos en la vida, como dejar de trabajar para cuidar de nuestros hijos, que no nos costaron tanto en su momento como volver ahora a reinventarnos profesionalmente. Muchas veces creer que hemos estado “desactivadas” y pensar en todo lo que nos gustaría hacer nos bloquea, y nos impide dar ese paso para EMPEZAR. Las cosas no son esa montaña que creemos que es. Se trata de comenzar a caminar e ir creando el camino. Sé que si no sabes por dónde empezar te sientes pérdida y no avanzas, pero para eso estamos, para poderte ayudarte a que des el primer paso y después de ese muchos más, para que vayas viendo cómo sí puedes hacerlo. En compañía y con ayuda es más fácil, más rápido y menos costoso. Mucho ánimo Isabel. Si sientes que es tu momento, tienes que apostar por él. Un abrazo.

      #
  2. Avatar
    eli Responder 11 diciembre, 2018 at 1:42 am

    no sentirme asi culpable de algo el cuan no he sido…

    #

Deja una respuesta


También te puede interesar...